Vitaoligo 30

Crema hidratante protectora de las radiaciones solares SPF30. Indicada para todo tipo de pieles que necesiten proteccion solar.

IVA incluido



()

Crema antienvejecimiento alta protección solar.

Crema hidratante altamente protectora de las radiaciones solares. Su formulación combina una selección de aceites y extractos de origen vegetal con propiedades refrescantes, hidratantes y antioxidantes con protectores solares UVA-UVB de última generación. 

Su formulación no incluye sustancias de origen animal por lo que resulta apta para veganos.

No irrita los ojos. No engrasa.

INDICADA PARA:

Uso diario de todo tipo de pieles que necesitan protección alta contra las radiaciones ultravioletas.

MODO DE EMPLEO

Aplicar diariamente por las mañanas. Extender por todo el rostro hasta su total penetración.

Para garantizar una protección óptima, cuando se practican deportes al aire libre, se debe repetir su aplicación cada 2 horas, y cada vez después de bañarse en el mar o la piscina.

 COMPONENTES ACTIVOS:

Extracto de Pepino: Refresca y tensa la piel cansada y flácida. En concreto, este producto es recomendado para su uso en hidratante y suavizante de la piel seca, el tratamiento anti-envejecimiento, después del tratamiento del sol y el tratamiento de la piel átona.

Aquilea: La milenrama es una planta medicinal con numerosos usos tanto a nivel interno como externo. Un estudio publicado por la revista International Journal of Cosmetic Science donde se estudiaron más de 1000 potenciales activos cosméticos vegetales seleccionaron el extracto de milenrama como el más activo de todos ellos. Usando dos meses una crema que contenía un extracto al 2% de esta planta en su formulación se vio que aumentaba el espesor de la epidermis y su suavidad y reducía significativamente la apariencia de arrugas y poros, incluso mejor que un tratamiento con ácido glicólico.

Extracto de Caléndula: Es cicatrizante, antiinflamatoria y antiséptica. Sirve para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada, pero además, también produce más colágeno (fundamental para que la piel se recupere). Tiene propiedades emolientes, calmantes y suavizantes. 

Hamamelis Virginiana: Extracto del arbusto también conocido como “avellano de bruja”. Es un potente antioxidante y astringente. A menudo se utiliza como un remedio natural para la psoriasis, el eccema, las aplicaciones para después del afeitado, uñas encarnadas, para evitar la sudoración de la cara, agrietada o ampollas de la piel, para el tratamiento de picaduras de insectos, veneno de hiedra, y como un tratamiento para las venas varicosas y hemorroides. 

Extracto de malva: Se elabora con flores de malva (Malva sylvestris) que son ricas en mucílagos, por lo que en cosmética natural es muy apreciado por sus propiedades emolientes, antiinflamatorias e hidratantes. Además, es rica en flavonoides, taninos y antocianina, antioxidantes que inhiben la proliferación de radicales libres y ayudan a combatir el envejecimiento cutáneo.

Camomila: Tiene amplia aplicación en cosmética debido a sus múltiples beneficios como la reducción de rojeces y la apariencia de capilares rotos. Es rica en flavonoides, de ahí su efecto calmante, relajante y antiinflamatorio. Además contiene vitamina B que explica su poder hidratante y antibacteriano. El alto contenido de alfa-bisabolol en la camomila favorece la regeneración celular.

Hipérico: (Hypericum perforatum; hierba de San Juan) es una planta muy utilizada por la medicina natural por sus múltiples propiedades. Con aplicaciones de aceite de hipérico se puede reducir la grasa del cutis, por su poder astringente. También tiene poder cicatrizante: ayuda a regenerar la piel que ha sufrido heridas, llagas o quemaduras.

Extracto de Tilo (flores y corteza): Las propiedades del extracto de tilo más relevantes son: antioxidantes, astringentes, hidratantes y suavizantes. Además de volver la textura de la  piel más uniforme, la infusión de flores de tila tiene también un efecto calmante y descongestivo. 

Las flores del tilo contienen abundantes compuestos fenólicos (ácidos fenoles, proantocianidoles, flavonoides), además de mucílagos y aceite esencial con geraniol, farnesol y eugenol.

La corteza del tilo contiene ácidos fenoles y taninos.

Rosa Mosqueta: Se produce de las semillas del escaramujo. El aceite de esta semilla es un poderosísimo regenerador de la piel. Sus beneficios son el resultado de su alto contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados: Linoleico 44-49% y linolénico 28-34%, que están directamente relacionados con la síntesis del colágeno. Se llaman “esenciales”, porque el cuerpo humano no es capaz de reproducirlos. Estas sustancias ayudan a nutrir la piel y a mantenerla sana.

Posee un alto contenido de vitamina C, un beneficioso antioxidante, incluso 20 veces mayor que la naranja.

La combinación de vitaminas antioxidantes y de ácidos grasos, aplicados directamente sobre la piel, puede contribuir a la reducción de forma visible de estrías, cicatrices e hiperpigmentación.

Alantoína: La alantoína es una alternativa muy conveniente a la urea. Proviene originalmente de los metabolitos de las plantas, pero en la actualidad se produce sintéticamenteAcelera el proceso natural de la piel para desprender las células muertas y reemplazarlas por otras nuevas y sanas. Además, la alantoína equilibra el flujo de sebo y ayuda en el proceso de cicatrización de heridas.

Menta Piperita: El aceite esencial de menta piperita además de aportar una gran sensación de frescor, aporta beneficios como antibacteriano y bactericida natural. Es astringente, antiséptica, antiinflamatoria, alivia el picor y es ideal para tratar el acné.

Aloe Vera: Hidrata, refresca y suaviza la piel. Contiene propiedades bactericidas, antisépticas, antiinflamatorias y regeneradoras. Es ideal para calmar la piel irritada.

PRESENTACIÓN:

Tubo de 100 ml

PRODUCTOS RELACIONADOS